Todo el mundo puede imaginar que a Apple no le gusta que nadie ponga las manos en sus dispositivos. Ellos son los que quieren tener el control